Reduccion de la esperanza de vida en Venezuela - Memorias por la vida
3022
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-3022,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Reducción de la esperanza de vida en Venezuela

La OMS establece que la esperanza de vida en Venezuela es de 74,1 años. Actualmente los venezolanos sufren de mala alimentación por la escasez y el alto costo de la canasta básica, que alcanza el millón de bolívares y representa 15 salarios mínimos según el último informe del Cendas-FMV . Aunado a ello, la organización Ipys Venezuela ya ha registrado 17 casos de niños que murieron por desnutrición en el 2017.

El Observatorio Venezolano de la Salud (OVS) ha advertido que, aún sin estadísticas precisas, las próximas generaciones de la sociedad venezolana vivirán menos debido al déficit de vitaminas y minerales, trayendo como consecuencia un aumento de las enfermedades cardiacas, diabetes, obesidad y algunos tipos de cáncer.

La falta de medicamentos, que según la Federación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven) se ubica en 85%, impide la superación de las enfermedades y disminuye la esperanza de vida del venezolano que, además, se enfrenta al aumento de las tasas de homicidio que acaban principalmente con las generaciones más jóvenes.

El art. 112 de la Constitución hace referencia a la obligación que tiene el Estado de garantizar los servicios que sean necesarios para la satisfacción de las necesidades de la población. Ello, entre otras cosas, implica la creación de un sistema nacional de salud pública tal como establece el art. 83 constitucional y la disponibilidad y el acceso a los alimentos según el art. 305 de la misma norma.

El incumplimiento de garantizar estos servicios compromete al Estado venezolano en la violación sistemática de derechos humanos por reducir de forma prolongada la calidad de vida de todos los venezolanos.

Según el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales , el Estado viola los derechos humanos al no garantizar unos niveles mínimos para combatir el hambre y las enfermedades, ya sea por falta de capacidad (el Estado no utilizó todos sus recursos para combatir ambos problemas) o de voluntad (solamente lo hizo en determinados sectores de la población).