Miguel Castillo - Memorias por la vida
7464
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-7464,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Miguel Castillo

¡Hola, llegué! Gritaba a todo volumen Miguel Castillo cada vez que entraba por la puerta de su hogar. Pura bulla y desorden, así lo describe su madre Carmen Elena Bracho. Cuenta que, además de ser su hijo menor, era su compañero, el que lo acompañaba a esas diligencias que regularmente al resto de los hermanos les da pereza. Junto a Miguel iba al supermercado y cocinaban, especialmente panquecas, una de sus recetas favoritas.
A pesar de que era el pequeño de la familia buscaba la protección tanto de su madre como de su hermana, Luisa Elena. “Sus amigos siempre me dicen, ay tu eres la hermanita de Miguel. Él me decía la chiqui. Y por ejemplo, a mi mamá la sostenía de la mano cada vez que cruzaban la calle. Ese era Miguel”, recuerda Luisa Castillo.
El 10 de mayo del 2017 correspondiente a la marcha “La Constitución es mi Escudo”, Miguel le dijo a su madre: “Todos los días salgo mamá, y todos los días regreso. Hoy también voy a regresar”. Sin embargo, la próxima vez que ella lo vio fue en la Policlínica Las Mercedes. Para esa fecha, funcionarios del Estado reprimieron a jóvenes desarmados que intentaban protegerse con escudos rudimentarios de fabricación casera. Entre las acciones represivas que arrojó a más de 150 heridos, resultó fallecido Miguel Fernando Castillo Bracho en la avenida principal de Las Mercedes.
En el informe que Luisa Castillo entregó a la Organización de Estados Americanos (OEA) explica que la arremetida castrense de ese día estuvo caracterizada por el accionar de armas de fuego tipo escopetas “cargadas con municiones adulteradas y el disparo de objetos no convencionales -Canicas, tuercas, tornillos, clavos, trozos de vidrios, entre otros, en contra de los manifestantes, siendo impactado Miguel Castillo por un proyectil metálico de forma esférica en su región torácica, el cual atravesando su brazo izquierdo ingresó por el espacio intercostal, impactando y alojándose en el ventrículo izquierdo del corazón, lo que devino en un shock hipovolémico y su consecuencial deceso antes de ingresar a la Policlínica Las Mercedes”.
Este caso se mantiene impune, a pesar de que Luisa Elena cuenta en ese informe que el despacho Fiscal Centésimo Vigésimo Sexto (126) del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, pudo practicar y recabar aproximadamente treinta elementos de convicción, que permiten concluir de manera indubitada que el disparo fatal que cegó la vida de Miguel Fernando Castillo Bracho, provino directamente de la autopista Francisco Fajardo; y que, en ese lugar para el momento, únicamente se encontraban funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana.
Miguel Castillo siempre estuvo decidido en su lucha por una Venezuela democrática. En diciembre del 2016 le dijo a su mamá: “Si yo tengo que morir por Venezuela, voy a morir por Venezuela, pero Venezuela va a ser libre”. Lo que no sabía Carmen Bracho era que se estaba decretando su muerte. Desde el asesinato de su hijo, comenta que la casa se le ha hecho grande. “Se siente vacía, me sobra casa”, apunta.
Recuerda que el día en que Miguel nació, luego de haber tenido la experiencia de dos pérdidas, le pidió a Dios que le diera vida para ver a su hijo realizarse como un profesional. “Creo que Papá Dios me entendió mal, se llevó a Miguel a 3 meses de haberse graduado como Comunicador Social”.
Fanático del deporte y el cine. Joven de 27 años, quien acababa de culminar sus estudios en la Universidad Santa María. Este era Miguel Castillo cuando ejecutaron las armas contra él. Semanas antes de la marcha de los “escuderos”, Miguel le pidió a su hermana que le ayudará a pintar la siete estrellas de su bandera de Venezuela. Ahora, es ella quien lleva esta bandera en cada protesta donde escribió: “Hermanito, seguimos tu lucha. Te quiero mucho”.
David Vallenilla
Rubén Darío González
Leonardo González
Neomar Lander
Luis Guillermo Espinoza
Augusto Puga
Jairo Ortiz
Fabián Urbina
Miguel Castillo
Juan Pablo Pernalete