Leonardo González - Memorias por la vida
7338
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-7338,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Leonardo González

El 16 de agosto es el aniversario de boda de Olga y Leonardo. Su celebración siempre consistía en disfrutar de un paseo a la playa, broncearse bajo el sol y sentir la arena y el agua salada del mar. Luego de que el llamado “Doctor Cotillón” preparó el matrimonio en Tucacas en el 2012, no había discusión de cómo vivirían esta fecha por el resto de sus vidas. Sin embargo, a este compromiso les tocó el “hasta que la muerte los separe” más temprano de lo que imaginaban.
Leonardo González Barret fue asesinado un jueves 27 de Julio del 2017, fecha en la que se realizó el segundo Paro Nacional convocado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Se encontraba protestando pacíficamente en las adyacencias de la Av. Valencia del Municipio Naguanagua, Estado Carabobo, con un grupo de vecinos de la zona, cuando fueron sorprendidos por un grupo de 30 PoliCarabobo
“Mi esposo, emprendió huida del sitio en su vehículo, sin embargo, visualizó que quedaba uno de los chicos de la zona y se devolvió a buscarlo. Ya con el joven en el carro, arrancaron, siendo perseguidos por PoliCarabobo y luego se unió a la persecución la policía del Municipio Naguanagua”, cuenta Olga González.
En dicha persecución el vehículo recibe, de acuerdo a los informes técnicos, un aproximado de 26 impactos de bala. Una de estas alcanza la espalda de Leonardo mientras el carro circulaba.
“Al verse herido se baja del vehículo y pide ayuda a los funcionarios, y esta le fue negada por todos los que se encontraban en el lugar. Él caminó hasta la acera más cercana, se sentó y falleció ante la mirada indiferente de todos los funcionarios. La causa del fallecimiento, según el informe forense, es shock hipovolémico debido a hemorragia interna y externa ocasionado por el impacto de bala”, describe González.
La playa es él único lugar que Olga no ha podido visitar desde el fallecimiento de su esposo, pero está convencida de que pronto tendrá las fuerzas para realizarlo. Mismas fuerzas que la han impulsado a crear una fundación con el nombre de su pareja cuya misión es llevar alimentos a instituciones psiquiátricas y ancianatos más necesitados en Valencia.
La relación de Olga y Leonardo era una muy alegre, solidaria, detallista y lo más valioso para ella, una relación madura. Ambos provenían de otras nupcias sin éxito, lo que Olga considera influyó en la mentalidad de cada uno con respecto a la concepción de lo que debe ser un compromiso. Ella, introvertida, Él, un popular echador de broma. Doce años tenían compartiendo como pareja en los que Olga siempre lo describía como su “príncipe azul” y Leonardo respondía que ella era “su regalo de Dios”.  Era un hombre que todos los 14 de febrero la despertaba con una sonrisa y la casa cubierta de corazones de papel.
David Vallenilla
Rubén Darío González
Leonardo González
Neomar Lander
Luis Guillermo Espinoza
Augusto Puga
Jairo Ortiz
Fabián Urbina
Miguel Castillo
Juan Pablo Pernalete