Jairo Ortiz - Memorias por la vida
7449
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-7449,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Jairo Ortiz

Jairo Ortiz fue la primera figura que advirtió lo que sería la oleada de represión en los próximos meses de protestas del 2017. Fue el primer asesinado por cuerpos de seguridad del Estado el 6 de abril de ese año.
Un poco antes de las 10 de la noche, Jairo Johan Ortiz Bustamante se encontraba en medio de una protesta a pocos metros de su casa, en la Urbanización Montaña Alta, en Colinas de Carrizal, estado Miranda. “Rechazaban el mal desempeño gubernamental de Nicolás Maduro, la violación de éste a la Constitución de la República y su constante injusticia ante los venezolanos”, dice su tía, Karina Bustamante.
Mientras, su amigo Alexander Sirit, cuenta que ese día Ortiz estaba realizando los trámites de los papeles para irse del país y ese mismo día tuvo una traba por parte de los entes responsables, así que la rabia e histeria lo impulsaron a protestar . “Tocó la puerta de mi casa y me dijo que lo acompañara”, agrega. Los agentes policiales del Estado que llegaron al lugar, entre ellos la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB), reprimían con gases lacrimógenos a los presentes.
“Un funcionario de la PNB, de nombre Rohenluis Leonel Mata Rojas, desenfundó su arma de reglamento y dirigiéndose con determinación a ciertas personas que protestaban, deliberadamente apuntó directamente hacia ellos, disparando e impactando en la humanidad de Jairo Johan, quien cayó al piso y murió instantáneamente luego de recibir en el corazón el disparo ejecutado a solo 50 metros de distancia”, describe Karina Bustamante.
Sirit recuerda que a su compañero se la cae la gorra y cae de rodillas al piso. Al principio, pensó que se había tropezado. En primera instancia, nunca imaginó que su amigo de infancia estaba muerto.
Esa misma noche el funcionario fue detenido y trasladado ante los organismos del El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas
(Cicpc). Al día siguiente de los hechos, el ministro de Relaciones Interiores Justicia y Paz, Nestor Reverol confirmó, luego de realizarse las experticias balísticas correspondiente, la responsabilidad del efectivo policial sobre el asesinato del joven de 19 años.
«Desde entonces se esperó por la audiencia preliminar, siendo pospuestas en distintas ocasiones, fecha tras fecha se pospuso por razones incomprensible», comenta Bustamante. El 16 de noviembre, siendo imputado por los fiscales 39° Nacional y 34° del estado Miranda, la jueza del tribunal en Los Teques, señaló que se diera inicio el juicio. Entre los diversos cargos que se le imputó, está el homicidio calificado con alevosía, manteniendo al acusado el sitio de reclusión en el retén de Yare III
Sin embargo, el juicio está en pausa debido a que la defensa presentó una apelación que no reconoce la culpabilidad del acusado, lo que implica un retardo en el proceso, ya que se debe esperar a que el tribunal analice las causas expuestas por la defensa.
Callado, amante del café y en los próximos días vería a su madre quien vive en Aruba. Así era Jairo Ortiz cuando lo asesinaron. “Parece una pesadilla de la que nunca nos vamos a despertar”, concluye Bustamante.
David Vallenilla
Rubén Darío González
Leonardo González
Neomar Lander
Luis Guillermo Espinoza
Augusto Puga
Jairo Ortiz
Fabián Urbina
Miguel Castillo
Juan Pablo Pernalete