Exodo Venezolano - Memorias por la vida
2969
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-2969,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Exodo Venezolano

El éxodo venezolano también cobra vidas. Durante la segunda semana del mes de octubre, la comunidad de Llano Jorge, en el municipio Bolívar del estado Táchira alertó a los bomberos y Protección Civil sobre la muerte de personas en el río Táchira, que intentaron cruzar sin éxito. Wilmer Pérez, subdirector de Protección Civil, aseguró que habrían muerto entre cinco y ocho personas, pero solo encontraron dos, la crecida y la fuerza de la corriente dificulta la búsqueda de otros cuerpos

Cada día son más los venezolanos que salen del país en busca de estabilidad económica y parece, también, que cada día los entes gubernamentales hacen más complicados los trámites para emigrar. La vicepresidenta, Delcy Rodríguez, informó que a partir del 1° de noviembre, el pasaporte venezolano pasaría de costar 18.86 a 7.200 bolívares soberanos, lo que representa un aumento de 620.689 %. El trámite de la prórroga aumentó 371.134%: pasó de 0.97 a 3.600 bolívares soberanos. Sobre el precio que deberán pagar los venezolanos en el exterior para obtener sus pasaportes,  se mantienen las cifras del año pasado: deberán cancelar 200 dólares para tramitar un nuevo pasaporte y 100 para obtener una prórroga del documento.

Además, aumentan los controles. El 5 de octubre, Rodríguez anunció la creación de la policía migratoria como ente adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB), y sustentó esta decisión en el artículo 39 de la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional. Este artículo confiere las competencias del control migratorio, que eran ejecutados por el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjeria (Saime), directamente a la PNB. Rodríguez explicó que esta nueva unidad policial de carácter administrativo se encargará de los 72 puntos de control que existen entre fronteras, puertos y aeropuertos, con el objetivo de tener mayor control migratorio en Venezuela.

Quienes están fuera de Venezuela representan la supervivencia de muchas familias gracias a las remesas. La diáspora venezolana tiene ingresos cada vez mayores y envía más a su país. Las remesas aumentaron a $1,500 millones en 2017 y treparán otro 60% este año a $ 2,400 millones, según la consultora Ecoanalítica, que tiene sede en Caracas. Las transferencias, que pueden ser de apenas $10 por mes, evaden los controles de divisas y llegan a los bolsillos de los venezolanos a través de redes de pequeñas empresas y de familiares que tienen la suerte de poseer cuentas bancarias en el exterior. Se estima que alrededor de 2.1 millones de venezolanos enviaron dinero al país en 2017.

Según el portal Crónica Uno de 50.000 trabajadores que formaban parte de la nómina de Corpoelec, más de 20.000 se han ido de la empresa. De esa masa laboral, 1.100 estaban adscritos a la región de Aragua, de los cuales apenas quedan, según especialistas, 600 trabajadores. La mayoría son profesionales de la ingeniería eléctrica, linieros y/o técnicos que decidieron emigrar en la búsqueda de mejores condiciones de vida. Muchos dejaron atrás años de servicio, pero otros ni siquiera renunciaron. Sencillamente no regresaron a sus labores. 

Desde su creación, el centro egresó a más de 8.000 jóvenes, muchos de ellos llegados del extranjero para ampliar sus conocimientos y habilidades en redes eléctricas, subestaciones, operadores y análisis de procesos comerciales.

El secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores Eléctricos de Venezuela, Alí Briceño asegura que esta merma de profesionales y técnicos especializados coloca a la principal empresa eléctrica del país en una situación de minusvalía y vulnerabilidad, pues difícilmente se podrá recuperar ese capital humano, formado, además, en la única escuela técnica en el área que existía en el país desde hace 53 años: el Centro de Formación Profesional “Germán Celis Saune”, ubicado en Tocuyito, estado Carabobo, que luego del cierre técnico hace seis años, fue totalmente desmantelado

El miércoles 19 de septiembre, el diputado de la Asamblea Nacional, Carlos Valero, difundió a través de su cuenta en Twitter un video en el que se ve a los venezolanos detenidos en Trinidad y Tobago por emigrar ilegalmente pedirle ayuda al presidente Nicolás Maduro para regresar al país. Un vocero dijo: “Pedimos a usted, señor presidente, apruebe el envío del avión para que podamos ser repatriados en el marco de la misión ‘Vuelta a la patria’, ya que somos padres y madres que sostienen familias”. De acuerdo con el Parlamento, son 207 los detenidos. Entre las denuncias está la violación del derecho a la alimentación.

El éxodo de venezolanos al resto de países de América puede llegar a los cuatro millones de personas a fines de este 2018. Según Francisco Quintana, director del Programa para la Región Andina, Norteamérica y el Caribe del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), el representante aseguró en una entrevista con EFE que las estimaciones que maneja su institución, en función a los datos recogidos por más de 60 organizaciones de la sociedad civil, indican que actualmente 3 millones de venezolanos han huido de su país, a diferencia de los 2,3 millones que estima la Organizaciones de Naciones Unidas (ONU). Además, según la Comunidad Andina, las autoridades de Colombia señalaron que actualmente reciben a casi un millón de venezolanos, Perú a más de 430.000 y Ecuador a unos 200.000. Quintana atribuye el aumento estimado a las medidas económicas tomadas por el presidente Nicolás Maduro durante el mes de agosto. En promedio, significa 12% de la población venezolana.

Sin embargo, las autoridades gubernamentales siguen desestimando la crisis migratoria. Durante una jornada del tercer congreso de la juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente,  a los venezolanos que cruzan la frontera les parece que hacerlo les da estatus por tener familiares en el extranjero. «Cogieron una moda terrible, parecía que daba estatus decir ‘yo tengo un hijo que se fue para Perú, mi hermano se fue para Colombia‘, (emigrar) se convirtió en una moda”, dijo.

El comportamiento del éxodo ha cambiando con el pasar de los años. La Organización Internacional para la Migración (OIM) estudió la diáspora de los venezolanos entre 2005 y 2018 tomando como bases los censos nacionales de los países a los que han emigrado y las solicitudes de residencia permanente.

De acuerdo con el informe de la OIM, para 2005 habían 437.280 venezolanos alrededor del mundo; para 2010, la cifra aumentó a 695.551, lo que representa un crecimiento de 50,83%. Sin embargo, la salida masiva de venezolanos comenzó entre 2015 y 2016: en lo que va de 2018, hay 2.328.949 en el mundo. En tres años, la diáspora creció en 234,83%.

Históricamente, la mayor concentración de ciudadanos venezolanos se encuentra en Colombia (870.093), Estados Unidos (290.224) y España (208.333). Aunque en los último años, Perú se convirtió en un destino para muchos. En 2015 habían 2.351 venezolanos, en 2018, 354.421; un aumento de 99,33%. En gran medida, esto se debe a las medidas que ha adoptado el gobierno peruano. En enero de 2017 se aprobó el Permiso Temporal de Permanencia (PTP) para quienes llegaran al país antes de febrero de ese año. Actualmente, la medida se extiende hasta el 31 de diciembre de 2018. Desde la fecha de creación, 44.896 permisos han sido aprobados.

Varios países de la región facilitan la llegada de los venezolanos a sus tierras. Como es el caso de Argentina, cuyo gobierno, este 2018, ha simplificado los trámites para acreditar estudios universitarios. Además, entre enero y mayo se emitieron 19.821 permisos de residencia de los cuales 2.642 eran para residencia permanente. Aunque la colaboración tiene ya algunos años. Desde 2014, Uruguay ha estado otorgando permisos de residencia mediante el Acuerdo de Residencia para Nacionales de Mercosur y Ecuador, a través de la Visa Unasur  permite una estadía de dos años.

También Chile toma medidas que favorecen a los venezolanos. En abril de 2018, el gobierno aprobó una Visa de Responsabilidad Democrática. Desde el 25 de mayo se han solicitado 28.000 y han sido aprobadas 2.992.

En otro casos, como el de Panamá se toman decisiones para regular la entrada de extranjeros al país. En octubre de 2017 se estableció mediante decreto Número 473 que los venezolanos entraban en la lista de nacionalidades que requieren una visa sellada para entrar a territorio panameño.

La ONU y su agencia ACNUR, el Banco Mundial, la mayoría de los gobiernos de las Américas y la OEA han expresado su preocupación por las cifras migratorias en Venezuela. Según el estudio realizado por Consultores 21 sobre la migración en el país durante el 2017, el tamaño de la diáspora es de 4.091.717. Las 3 principales razones por las que los ciudadanos emigran son: la situación económica, situación política y en busca de mejores oportunidades. Además, según el informe el 40% de la población que todavía no se ha ido, tiene pensado hacerlo.

Migrar es algo más que la búsqueda de oportunidades económicas, de un trabajo, es también la búsqueda de un contexto seguro que permita el desarrollo de la simple vida cotidiana. La emigración de venezolanos ha venido creciendo particularmente en los estratos medios de la población y entre las razones más frecuentes para dejar el país se han identificado: el hecho de no visualizar oportunidades de desarrollo individual y la inseguridad personal, según afirman Mateo y Ledezma en su informe Latinos Globales.

El éxodo venezolano también es joven. En un sondeo hecho Datanálisis en 2016, se determinó que el mayor porcentaje de personas que tienen pensado emigrar son jóvenes entre los 18 y los 21 años y adultos entre los 22 y los 35 años. El mismo estudio estimó que 9 de cada 10 venezolanos preferiría irse del país si tuviera la oportunidad de hacerlo y que, para el momento, el 10% de la población se encontraba preparando sus papeles para irse de la nación latinoamericana.

Venezuela dejó de ser un país de inmigrantes para convertirse en uno de emigrantes, contrario a lo que pasaba en la década de los 60 y 70, época en la que muchos vieron en Venezuela el país de las oportunidades. Y es que migrar a un país es señal de que el país de acogida ofrece mejores condiciones de vida. Es así como hoy en día Colombia se convirtió en la casa de muchos venezolanos. Según el último balance ofrecido en diciembre de 2017 por el Director General de Migración Colombia, Christian Krüger, 550.000 venezolanas habitan las calles de Colombia. Además, Migracón detalló que la cifra de entrada de venezolanos por el Puente Internacional Simón Bolívar ascendió de 35.000 a 37.000 personas. 

México también es un país en el que los ciudadanos venezolanos han decidido asentarse, sobre todo en los últimos dos años. Según los datos proporcionados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hasta el 2017 más de 32 mil venezolanos llegaron a ese país. En relación al número de venezolanos que han solicitado refugio, la diferencia en cuatro años ha sido abismal. Mientras que en 2013 solo hubo un venezolano que realizó el trámite y fue aceptado; en 2014 fueron 56 y admitieron a 9; en 2015 lo solicitaron 57 y reconocieron a 26; para el 2016 ya eran 361 y aceptaron a 340. Pero en el 2017 repuntó con 4.042 solicitudes, de las que fueron aprobadas 907.

En cuanto al Perú, a pesar de que nunca ha destacado por ser un país con gran flujo de inmigrantes, es hoy en día una de las opciones para la migración venezolana. Son 100.000 los venezolanos que viven en el Perú, aunque tres de cada cuatro estén en calidad de turistas están buscando la manera de quedarse.

Brasil también es un destino frecuentado por la migración venezolana. Cerca de 40.000 venezolanos han llegado a este país por la frontera con Roraima, huyendo del hambre, de la inseguridad, de la corrupción, de la crisis hospitalaria y de la falta de oportunidades que hay en la Venezuela de Nicolás Maduro.

Otro de los países con mayor demanda por parte de la migración venezolana es Chile. En el 2017 164.866 ciudadanos procedentes de Venezuela llegaron a este país, cifra que casi duplica a los que llegaron en el 2016. De todos ellos, solo 72.607 lograron obtener el permiso de residencia.

Argentina también es uno de los países favoritos a la hora de hacer vida fuera de Venezuela. Según las cifras proporcionadas por la Dirección Nacional de Migraciones, treinta mil venezolanos se radicaron en el país austral a lo largo del 2017, cifra que duplica a los venezolanos radicados allí durante el 2016 y que es 27 veces mayor que la cantidad de venezolanos que llegó a tierras argentinas en el año 2011. La comunidad venezolana es la que más ha crecido en Argentina en los dos últimos años, por encima de la paraguaya y la boliviana.

El caso de Ecuador es diferente, este país se ha convertido para los venezolanos en una país tanto de destino como de tránsito. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), cerca de 236.000 venezolanos llegaron a Ecuador entre el 2016 y septiembre de 2017, pero solo 62.000 personas se quedaron en territorio ecuatoriano, mientras el resto terminó en países como Perú y Chile. Desde el 1 de enero al 15 de enero, 312 mil venezolanos ingresaron a Ecuador, 251 mil lo hicieron por el Puente Internacional de Rumichaca, que enlaza Ecuador con Colombia.

Los venezolanos también ven a Uruguay como país de asentamiento a la hora de emigrar, aunque en menor escala. Según la cifras ofrecidas por el Ministerio de Relaciones Exteriores de este país, más de tres mil venezolanos recibieron la residencia permanente, siendo Venezuela el país con más solicitud de residencias, seguido de Argentina.

Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, afirmó que en estos 2 últimos años han habido detenciones, deserciones y numerosas solicitudes de baja de efectivos militares. Específicamente, señaló que 10.000 soldados se han retirado en marzo, según una entrevista que le realizó el medio de comunicación Bloomberg. Cualquier militar que proteste contra las injusticias es susceptible a ser detenido, esta situación podría empeorar con los resultados de las elecciones del 20 de mayo.

El Grupo de Lima anunció que al menos 1.5 millones de venezolanos emigraron desde el 2017 a diez países de esta plataforma. Estas cifras, obtenidas por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indican que los países con mayor migración de venezolanos son. Colombia (800.000), Perú (298.559), Chile (160,000) y Argentina (82,000). Mientras que Costa Rica y Paraguay son los países a los que menos venezolanos han llegado desde el 2017, con 4.000 y 2.893 respectivamente.

Según el Índice de Esclavitud Global de la Walk Free Foundation (2016): “Venezuela ya califica entre los primeros 20 países a nivel mundial que presenta mayor incidencia de esta problemática”.

 

El director del Observatorio del Delito Organizado, Luis Cedeño, certificó que la oleada de venezolanos que abandonan el país por la crisis humanitaria está generando, en las fronteras del país, el aumento de la presencia de bandas criminales.

 

Cedeño declaró que “vemos una tendencia clara de que algunos delitos se concentran en la frontera y vemos como la crisis económica puede estar motivando otros tipos de delitos (…) el hecho que muchos se marchen para hacer vida en los países vecinos, es un patrón también que genera delincuencia organizada”.

 

>Directores alertaron que a pesar de que en el último informe oficial del organismo no se ofrece un balance real sobre esta situación, siguen de cerca estos casos porque “Venezuela dejó de ser un país de destino a un país de origen” de la trata de personas. Según evidencia, estas redes de delincuencia organizada están adaptando sus métodos a los patrones migratorios que están tomando los ciudadanos para salir de la nación; como lo es tomar las mismas rutas con las que se trasladan, para luego someterlos a cualquier tipo de esclavitud moderna.