David Osorio - Memorias por la vida
9937
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-9937,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
David Osorio

David pasea en bicicleta y en compañía de su novia por el bulevar de Sabana Grande, Caracas, un martes feriado por la mañana. El ejercicio lo calma. Le calma los recuerdos, la amargura. Aunque no es dulce olvidar que su vida pudo terminar en microsegundos, por microcentímetros.

Todo cuenta al momento de protestar en la calle. Una bala perdida o no tan perdida. Un perdigón en el el órgano equivocado. Una bomba lacrimógena en el espacio indebido del rostro. Y eso lo sabe David. Luego del impacto en la cara que, le ocasionó la pérdida del ojo derecho, fue trasladado a un hospital, donde no era él el único herido, eran decenas. Son decenas.

Ese mismo día, en esa misma clínica, ese siete de junio de 2017, murió Neomar Lander. Él recuerda a la mamá llorando e inmediatamente recordó la de él, y todas las veces que le repetía con criterio que “se cuidara en la calle”. Había que cuidarse en la calle. Cualquier movimiento inconsciente o distraído podría ocasionar la muerte, o por lo menos, una lesión grave.

David nunca pensó que había perdido el ojo. Sentía un objeto extraño en su organismo y el médico le dio la noticia. No había posibilidad de salvarlo, pero eso no lo limitaba a continuar sus actividades rutinarias y sus pasiones: ciclismo y la calistenia.

“Son muy pocas las cosas que no puedo hacer porque a veces no calculo bien por la poca profundidad de campo. Pero me siento agradecido de estar vivo”, expresa.

Tiene 22 años y es estudiante del pedagógico de Caracas. Protesta desde el 2014. “Más que nada en la defensiva, no en la ofensiva”, específica. Siempre estaba con lo de la Cruz Verde auxiliando a los heridos. Hasta que él terminó siendo uno. “Hay un momento en que la PNB avanza y yo estoy adelante. Solo sentí el impacto en la cabeza”, recuerda.

Está convencido que la lucha de él y el resto de los heridos en Venezuela por la represión no será en vano. Quiere ver ese país libre por el que tanto salió a las calles.

“Nuestras cicatrices son cicatrices de guerra, pasaremos al lado positivo, al lado bueno de la historia. Debemos ser fuertes y debemos aguantar”, manifestó.

David Osorio
Luis Eduardo González
Luis Miguel Núñez
Óscar Navarrete
Yolyter Rodríguez