Acceso a la informacion sobre la violencia - Memorias por la vida
3018
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-3018,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Acceso a la información sobre la violencia

Los niveles de opacidad en Venezuela, es decir, la falta de transparencia dentro de las acciones de la administración pública, en los últimos años se convirtieron en una especie de norma y bajo estas condiciones surge un universo de 217 leyes, de las cuales 42 promueven el secreto de información, junto a 11 decretos (de un total de 251), es decir que de un diverso de 475 instrumentos legales 60 contienen disposiciones sobre opacidad.

El artículo 57 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela indica que “se prohíbe la censura a los funcionarios públicos o funcionarias públicas para dar cuenta de los asuntos bajo sus responsabilidades.

La Asamblea Nacional (AN), el presidente de la República y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) han constituido un equipo perfecto para dar luz verde a leyes y decretos que obstaculizan el derecho de los ciudadanos para acceder a la información pública.

Todo esto se convierte en un caldo de cultivo para la corrupción, el despilfarro de los recursos del Estado y la instauración de una cultura de funcionarios públicos que actúen contrario a lo establecido en la Constitución de la República.

Transparencia Venezuela señala que el derecho y principio a la transparencia gubernamental es un componente fundamental del ejercicio de la democracia recocida en el artículo cuatro de la Carta Democrática Interamericana. No en vano “la transparencia gubernamental ha sido declarada por los Estados miembros de la OEA, como una pieza fundamental para legitimar el ejercicio de la democracia como régimen de gobierno.