Venezuela entró en el ‘dream team’ de 5 países que cumplieron un año en hiperinflación - Memorias por la vida
10615
post-template-default,single,single-post,postid-10615,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Venezuela entró en el ‘dream team’ de 5 países que cumplieron un año en hiperinflación

Venezuela entró en el ‘dream team’ de 5 países que cumplieron un año en hiperinflación

El proceso hiperinflacionario que vive la economía venezolana desde hace ya un año ha sometido a la gestión del Gobierno, ha pasado por encima de la reconversión monetaria, del incremento exponencial del salario mínimo, y por supuesto, del bolsillo de los venezolanos.

La Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional informó que la inflación en septiembre cerró en 233,3%, por lo que con este resultado la tasa acumulada de diciembre 2017 a septiembre 2018 alcanza 115.824%.

Los resultados del Indice Nacional de Precios al Consumidor de la AN revelan además un incremento de la inflación anual de 488.865%, es decir, desde septiembre 2017 a septiembre 2018

De esta manera, Venezuela cumple un año desde que entró en un proceso hiperinflacionario que se sumó a la recesión económica que vive el país desde hace tres años. Y lamentablemente la nación petrolera ingresó en la lista de los cinco países que mostraron hiperinflación en el período de 12 meses.

La inflación diaria es de 4%, por lo que cada día somos 4% más pobres, en los últimos dos meses los precios se han multiplicado por 10. Con estos resultados nos da una proyección de la inflación para finales de 1018 de 4.292.102%, esto es abrumador. Esto es consecuencia de una política fiscal y monetaria totalmente irresponsable”, resaltó el diputado Juan Andrés Mejías, integrante de la Comisión de Finanzas.

Con respecto a los grupos que integran el índice de precios, los cálculos de la AN revelan que la tasa de inflación del rubro alimentos y bebidas no alcohólicas cerró septiembre en 372,1%.

Los criterios tomados en cuenta para señalar que un país entró en hiperinflación es que se registre una tasa promedio mensual de inflación mayor de 50% o una tasa anual superior a 500%, por lo que a partir de septiembre de 2017 se consideró que la economía venezolana es hiperinflacionaria, siendo el único caso en el mundo en que una nación petrolera muestra este fenómeno monetario. Cálculos de Ecoanalítica señalaban que al noveno mes del año 2017 los precios tuvieron una variación promedio anual de 1.081%.

De acuerdo a las estadísticas internacionales, los procesos de hiperinflación son fenómenos ya erradicados en el mundo. El último caso fue el de Zimbabue, país que duró 20 meses con tasas exponenciales de incremento en sus precios y del cual salió en el año 2007 tras abandonar su moneda por una cesta de divisas para las operaciones internas.

Pero cinco naciones integran el ranking de hiperinflaciones con duración de 12 meses: Hungría en 1923 y 1945, Moldovia en 1992, Austria en 1921, Congo (Zaire) en 1991 y Filipinas en 1944

El caso con la hiperinflación más larga en el mundo es el de Nicaragua en 1986 cuyo proceso duró 58 meses, es decir, 4 años y 8 meses.

En septiembre

Otros cálculos de la inflación en septiembre revelan el crecimiento sostenido de esta variable. La consultora Econométrica estima una tasa de 255,8% durante este mes lo que significa un incremento anual “alcanzó por primera vez los seis dígitos” al ubicarse en 251.232%.

Servicios de educación y comunicaciones fueron los grupos con mayores aumentos de precios, llegando a registrar inflaciones mensuales de cuatro dígitos. Esto debido al incremento de tarifas de telefonía y de las mensualidades escolares en todos los niveles educativos. La mitad de las clases de alimentos y bebidas no alcohólicas presentaron inflaciones mensuales de tres dígitos. Destacando frutas, pan y cereales y refrescos y jugos”, destacó Econométrica.

De acuerdo a los cálculos San Cristóbal fue la ciudad con mayor inflación durante septiembre con 268,8%, seguida de Puerto La Cruz con 262,4%, Caracas con 159,1% y Valencia con 153,5%.

Mientras que el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice Libertad) informó que según los datos recabados por sus especialistas, la inflación acumulada hasta el 15 de septiembre de 2018 fue de 14.485,2%.

A través de una serie de gráficas divulgadas por su cuenta en Twitter, la organización indicó que en el periodo comprendido entre el 15 de agosto y septiembre de 2018 la inflación alcanzó 141,88%.

Ni con 5 ceros menos

La velocidad en el alza de los precios se fue acelerando en 2018 pero se intensificó desde que el Gobierno puso en marcha la reconversión monetaria el pasado 20 de agosto. De acuerdo a cálculos de la firma Ecoanalítica durante este período, los precios se triplicaron al cerrar con una tasa de inflación de 210%.

“De continuar esta tendencia, los precios se van a multiplicar por 81 en 4 meses. Nuestra proyección de inflación es 4 millones 700 mil por ciento al cierre del año, por lo que es muy probable una nueva reconversión”, acotó Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica en un reciente foro.

Tras eliminar Venezuela los cinco ceros al bolívar y luego de los anuncios de Maduro sobre su plan de recuperación, crecimiento y bienestar económico, los precios se dispararon debido a la incertidumbre que generó el aumento del salario mínimo. Solo en la semana siguiente mostraron una variación de 50%, algo inédito en la historia del país.

Analistas reiteran que la hiperinflación no se resolverá debido a que el Gobierno ha decidido implementar una serie de políticas que incrementan el déficit fiscal y lo obligan a aumentar la magnitud del financiamiento monetario. “El principio fundamental del Plan Maduro es la búsqueda de una consolidación fiscal por la única vía del incremento del ingreso. Toda política de disminución del gasto ha sido completamente descartada“, recalcó Ecoanalítica en un informe.

El economista Asdrúbal Oliveros indicó recientemente que hoy en día se necesitan tres veces más dólares que los que se requerían a principios de 2018 para cubrir gastos en Venezuela. “El mito de ganar en dólares: en enero, le diste a un trabajador 100 dólares. Pues para que ese trabajador mantenga su poder adquisitivo en bolívares y neutralice el efecto de la inflación, en septiembre tendrías que darle casi 940 dólares”.

“Aunque algunos de estos anuncios formarían parte de cualquier programa de reformas orientado a recuperar la economía venezolana, el paquete de medidas carece de elementos que permitan resolver sus dos principales problemas. En muy poco tiempo, los cinco ceros que le acaban de restar al bolívar fuerte, volverán a colgar a la derecha del bolívar soberano”, escribió el economista y profesor de la Universidad de Cambridge, Miguel Angel Santos en el diario The New York Times.

Recalcó que aunque haya proclamado lo contrario, Maduro no tiene cómo pagar el aumento de salario de los empleados públicos y los bonos decretados como no sea recurriendo a la impresión de dinero. Solo en septiembre, el impacto de los anuncios —sin incorporar los efectos sobre pensionados y los tres meses de sueldos de la pequeña y mediana industria que el gobierno prometió asumir— equivaldría a 80% del dinero en circulación. “Por inercia, la cantidad de dinero ya viene duplicándose cada 30 días y la inflación supera 125% mensual. La introducción de estas medidas equivale a apagar un incendio con gasolina“.

Fuente: Tal Cual