Inseguridad en la región sur de Perijá aniquila la producción agropecuaria - Memorias por la vida
10041
post-template-default,single,single-post,postid-10041,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Inseguridad en la región sur de Perijá aniquila la producción agropecuaria

Inseguridad en la región sur de Perijá aniquila la producción agropecuaria

Diosvis Martínez, vicepresidente de la Unión de Ganaderos del Municipio Rosario de Perijá, fue secuestrado hace ocho años cuando iba a su finca, ubicada en la carretera La Culebra en La Villa: desde entonces su vida no volvió a ser la misma. Hoy cuenta con pesar que muchos de sus compañeros sienten escalofríos de pensar que pueden correr con la misma suerte.

La troncal 6, conocida como La Machiques-Colón, es una de las vías más peligrosas actualmente en el estado Zulia. La presencia de paramilitares, el mal estado de la vía, la falta de alumbrado público y los cierres arbitrarios de las vías forman parte de los múltiples peligros a los que ganaderos, familiares e incluso turistas están expuestos con solo pasar a menos de 100 kilómetros por hora.

Omar Márquez, ganadero de la región, comentó que, a diario, se roban seis carros en esta carretera. «Vivimos alarmados y pidiéndole a Dios que nos cuide, porque no es fácil estar pasando por aquí, no tenemos garantía de nada.

El robo de animales es una de las prácticas más comunes actualmente en esta zona, Martínez contó que hace un mes, cuando se inauguró la feria ganadera de Machiques, sujetos desconocidos le robaron 37 animales de exhibición de su finca La Solita y hasta ahora no han aparecido. Esta es una cosa increíble, cuando se pierden animales uno siempre sigue las huellas, pero casualmente ese día llovió y no pude hacer nada. Puse la denuncia, pero nadie hace nada.

Para el ganadero, que forma parte de la tercera generación de una familia que se ha dedicado al cuidado y producción en las tierras de Villa del Rosario de Perijá, quedarse aun después de ser secuestrado es la muestra de amor más grande por sus raíces. “Me quedé porque esto es lo único que sé hacer”.

Para leer el reportaje completo ingrese en: Crónica Uno