Faes ejecutó al barbero de La Dolorita - Memorias por la vida
9893
post-template-default,single,single-post,postid-9893,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Faes ejecutó al barbero de La Dolorita

Faes ejecutó al barbero de La Dolorita

“¿Y ahora quién nos va a cortar el cabello?, ¿quién va a jugar con nosotros?”, según la líder comunitaria Nancy García así se expresaban niños de 12, 8 y 6 años tras el asesinato de Cristian Alfredo Charris Arroyo que cometieron funcionarios del Faes, la madrugada del 24 de septiembre, en el barrio La Dolorita de Petare.

Cristian Alfredo cumplió 25 años el domingo 23 de septiembre. Deynuby Hernández, su pareja, cuenta que desde temprano se fue de fiesta con sus amigos y cerca de las 5:30 de la madrugada, del lunes 24 lo dejaron en la entrada de las escaleras que lo llevarían a casa de su suegra, pues allí ella lo esperaba para irse juntos a dormir a su casa en el sector La Lira.

Todo quedó en planes, Cristian no logró subir ni la mitad de escaleras que necesitaba; lo interceptaron funcionarios del Faes —ente adscrito a la Policía Nacional Bolivariana— y aunque el joven estaba en estado de ebriedad, y con una botella en la mano, le pidió que no lo mataran relató su esposa. “Pero me lo mataron, le dieron un disparo en el pecho. Lo golpearon, lo trataron como un perro. Le cortaron la cédula en el sitio donde lo mataron y le robaron todo. A (Hospital de) El Llanito llegó desnudito, sin zapatos, sin gorra. Lo mataron y lo dejaron sin nada”, narró Deynuby desde la morgue de Bello Monte, mientras esperaba que le entregaran el cuerpo.

Cristian era barbero, tenía un local alquilado y era reconocido en su comunidad por los cortes extravagantes que hacía a pequeños y grandes. Deja huérfanos tres niños de 9, 5 y dos años. Su madre y su pareja lo recuerdan como alguien “arreglado y perfumado”.

La frase que lo identificaba era “Yo soy pavo. Voy a llegar a viejo pavo porque el estilo lo es todo”.

En una minuta policial, funcionarios del cuerpo policial se refieren a la víctima como “terrateniente de la Banda de El Negro”, y que se encontraba solicitado por los delitos de robo, hurto, extorsión y homicidio. También señalan que Cristian había desalojado de su vivienda a un funcionario de Policía Nacional Bolivariana días atrás.

Su pareja, familia y comunidad niegan los cargos; al punto que su pareja dice que no descansará hasta que limpien su nombre como el barbero que era, “porque revivirlo no lo van a revivir; pero al menos que Cristian sea recordado como un buen hombre”.