Hospital central de Barquisimeto tiene seis meses sin radioterapias - Memorias por la vida
9595
post-template-default,single,single-post,postid-9595,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Hospital central de Barquisimeto tiene seis meses sin radioterapias

Hospital central de Barquisimeto tiene seis meses sin radioterapias

“Sin radioterapias nuestro camino es corto. Nos espera la muerte”, advierte Maritza Rodríguez, quien teme perder la batalla contra el cáncer de mama tras la suspensión de radioterapias en el departamento de oncología del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto.

El 22 de febrero de este año se dañó el segundo acelerador lineal del único servicio de radioterapia gratuito del estado Lara. Más de 300 pacientes de LaraPortuguesaYaracuy y Trujillo están en lista de espera y no hay una fecha estimada de reparación de los equipos.

“No sabemos qué podemos hacer, se mueren los pacientes y no hay sensibilización de parte de los organismos gubernamentales. No se admiten pacientes por primera vez, es decir que no hay un registro de los nuevos pacientes que ameritan el tratamiento. Solíamos atender a 70 pacientes diarios y ya no quedan las consultas ni triaje. Reposan las historias de aquellos pacientes que llegaron hasta marzo. Cuando los trabajadores sociales llaman para saber del estado de salud de los pacientes se encuentran con que fallecieron o están postrados en una cama”, manifestó la médico adjunto del servicio de radioterapia, Mirla Castro.

Castro indicó que no hay una segunda opción para los pacientes oncológicos de escasos recursos, pues los planes de tratamiento en los centros privados aumentan cada semana.

Mairobys Mendoza, de Quíbor, fue diagnosticada con cáncer de seno recientemente. Aplazó la cirugía para que le extrajeran un tumor porque no tiene cómo cubrir las radioterapias en una clínica. 30 sesiones cuestan entre 40.000 o 50.000 bolívares soberanos.

“Lo único que me dicen en el hospital central es que pase constantemente para saber si arreglaron los aparatos. Se me hace imposible porque en pasajes necesito hasta 60 bolívares soberanos”, agregó.

Denuncian falta de mantenimiento

La directora regional de salud, Linda Amaro, ocupaba el Viceministerio de Recursos, Tecnología y Regulación y tenía competencias directas en la revisión y mantenimiento de los aceleradores lineales cuando reportaron las fallas. El personal denunció que se limitaron a realizar el diagnóstico sin destinar los recursos para la reparación de los equipos.

“Los dos equipos están parados. Uno perdió vacío en la guía de onda, el otro tiene problemas de software. La última respuesta que ofrecieron las autoridades es que no había recursos y por el bloqueo se dificultaba la adquisición de repuestos en dólares”, declararon trabajadores del área que reservaron su identidad.

De acuerdo con la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Alianza Venezolana de la Salud, la radioterapia “es fundamental en el 56 % del total de los casos de cáncer, que corresponden a 31 tipos, entre ellos, los de mayor incidencia como el cáncer de pulmón, cuello uterino, mama, próstata, colon y recto”.

Según una encuesta nacional realizada por ambas organizaciones, para febrero de 2018 en el país solo había cuatro unidades de radioterapia operativas de las 25 instaladas. Sin acceso oportuno a este tratamiento, se reducen las expectativas de vida de los pacientes oncológicos.

Fuente: El Pitazo