Curazao: Las autoridades niegan protección a personas que huyen de la crisis de Venezuela - Memorias por la vida
9488
post-template-default,single,single-post,postid-9488,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Curazao: Las autoridades niegan protección a personas que huyen de la crisis de Venezuela

Curazao: Las autoridades niegan protección a personas que huyen de la crisis de Venezuela

Las autoridades de la isla caribeña de Curazao, territorio perteneciente al Reino de los Países Bajos, deben proteger a las personas que huyen de la crisis de derechos humanos de la vecina Venezuela y poner fin a las espantosas condiciones que sufren cuando llegan a Curazao, afirma Amnistía Internacional en un informe que publica hoy.

Detenidos y deportados: Niegan protección a personas venezolanas en Curazao ofrece pruebas convincentes de que desde julio de 2017, las personas extranjeras no pueden pedir protección internacional en Curazao y detalla varias presuntas violaciones de derechos humanos cometidas contra personas procedentes de Venezuela, que corren el riesgo de ser detenidas y devueltas en infracción del derecho internacional.

“Es una vergüenza que el gobierno de Curazao no haya establecido un procedimiento efectivo para solicitar asilo. En lugar de volver la espalda a quienes huyen de la grave crisis de Venezuela, las autoridades de Curazao deben garantizar los derechos de todas las personas solicitantes de asilo y refugiadas que necesitan protección internacional”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

En lugar de proteger a quienes llegan desde Venezuela, el gobierno de Curazao ha elaborado una “estrategia de expulsión activa” con el fin de deportar a las personas en situación migratoria irregular. En 2017, las autoridades de Curazao expulsaron a 1.203 personas venezolanas de la isla, mientras que en los primeros cuatro meses de 2018 deportaron a otras 386.

Para leer el informe completo ingrese en: Amnistía Internacional