35 niños ingresan con dengue al hospital de Maturín cada semana - Memorias por la vida
9481
post-template-default,single,single-post,postid-9481,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

35 niños ingresan con dengue al hospital de Maturín cada semana

35 niños ingresan con dengue al hospital de Maturín cada semana

El repunte de los casos de dengue mantiene preocupados a los pediatras en el Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar, en Maturín. El registro da cuenta que a la semana ingresan 35 niños con esta enfermedad, un promedio de cinco por día, cuando antes no llegaban a 10 en siete días.

Especialistas indicaron que 70 % de estos casos; es decir 24, provienen de la zona urbana de Maturín, de sectores como La Puente y Los Godos, parroquia Los Godos; Pinto Salinas y Alto Guri, parroquia San Simón, y Las Cocuizas, parroquia homónima. El resto llega de los municipios Bolívar y Punceres.

Pediatras, quienes prefirieron resguardar su identidad por temor a represalias laborales, indicaron que hasta dos pacientes se complican porque no consiguen el tratamiento, que consta de Acetaminofen. Los niños presentan derrame de líquido, con frecuencia en abdomen y pulmones.

El 9 de septiembre los médicos de guardia ordenaron la autopsia a un bebé de 2 meses por sospechar que la causa de la muerte había sido una complicación por dengue. El lactante ingresó el 8 de septiembre con fiebre elevada y descompensado; provenía de Cachipo, municipio Punceres.

Sin fumigación

En Maturín, los habitantes tienen hasta cinco años sin ver las camionetas de la Dirección de Salud Ambiental fumigando. José Martínez, habitante de la parroquia San Simón, dice que tampoco se abatiza.

Martínez vive en la calle La Esperanza a cinco cuadras de ese organismo y ni siquiera por estar cerca rocían el veneno para matar a los zancudos. “Antes se hacía cada cuatro meses y también hacían campañas para eliminar los objetos que servían como reservorios de mosquitos en las casas, incluso los botaban en camiones”, recordó.

Martínez considera que la acumulación de basura también aumenta la cría de zancudos, porque hay envases que almacenan el agua de la lluvia. Considera que se deben hacer jornadas para sanear los sectores y evitar que aumenten los casos de dengue.

En La Toscana, municipio Piar, pasa igual. María Salazar reside en esta población rural de Monagas y afirma que los casos de dengue han aumentado por la falta de fumigación. “También hay personas que se han enfermado con paludismo. Son casos de habitantes que han ido a las minas y llegan enfermos y a su vez facilitan que se propague la enfermedad”, explicó.
Fuente: El Pitazo