Ausencia del servicio de agua potable y crisis eléctrica afecta a las universidades venezolanas - Memorias por la vida
6258
post-template-default,single,single-post,postid-6258,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Ausencia del servicio de agua potable y crisis eléctrica afecta a las universidades venezolanas

Ausencia del servicio de agua potable y crisis eléctrica afecta a las universidades venezolanas

Venezuela padece un severo racionamiento de agua, que los entes gubernamentales atribuyen a la sequía de los últimos años, aun cuando el país cuenta con grandes reservas hídricas que incluyen al río Orinoco -uno de los más caudalosos de América-, en los últimos 18 años se han incorporado solo dos embalses, uno de ellos para almacenar agua potable, lo cual parece insuficiente considerando el crecimiento poblacional.

Las empresas de agua potable (todas públicas) son débiles institucionalmente, con un equilibrio financiero precario que les impide hacer algún tipo de inversión que les permita mejorar el servicio.

Este problema con el agua potable envuelve a las universidades venezolanas. La Universidad Simón Bolívar (USB) se vio afectada por más de 15 días sin suministro del servicio lo cual produjo una insalubridad en algunas áreas, fundamentalmente en los sanitarios. La Universidad del Zulia (LUZ) ha tenido que cesar sus actividades en varias ocasiones por no tener agua en los edificios, en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de LUZ los baños de damas estuvieron clausurados por más de 2 meses por problemas con el servicio de agua potable.

Otro tema que genera preocupación es el caso de la energía eléctrica en Venezuela, la cual continua con fallas graves en los últimos años, la navidad del 2017 y el inicio de este año 2018 quedaron marcados por la interrupción del fluido eléctrico en el país. Más de nueve estados han sido afectados por cortes eléctricos en lo que va del año 2018. Los habitantes de Zulia, Mérida, Táchira, Trujillo, Barinas, Portuguesa, Lara, Falcón y Yaracuy han sido los más perjudicados, permaneciendo hasta días enteros sin servicio de energía eléctrica.

Estos apagones se han prolongado hasta el mes de abril, convirtiéndose en el pan de cada día de la mayoría de los venezolanos, que solicitan una respuesta a los entes eléctricos nacionales y regionales, por la ineficiencia en la resolución de este problema que se resumen en la suspensión del servicio eléctrico entre dos y tres veces al día.

El Estado Zulia cuenta con 12 generadoras de energía, de las cuales 6 se encuentran sin prestar servicio, lo cual representa una pérdida de aproximadamente 350 megavatios de unos 600 necesarios para la prestación de un servicio de calidad. En este sentido, es necesario sacar circuitos con fluido eléctrico por largas horas motivado a que no se está generando los megavatios suficientes por la falta de mantenimiento y servicio a las maquinas generadoras. Lo cual ha ocasionado cortes eléctricos improvisados que van desde 3 a 12 horas.

Fuente: AulaAbierta